23 ago. 2012

ENTREVISTA A RAÚL RUIZ




Usted jugó en el Numancia entre 1994 y 1996. ¿Cuál fue el partido en el que pasó más frío?

Uno de ellos fue contra el Barça, en la Copa del Rey. Y nosotros para sacar un poco pecho y amedrentar al rival, salimos en pantalón y manga corta. Ellos iban con guantes, gorros, leotardos y ¡ahí estábamos nosotros en manga corta! Pero estábamos más acostumbrados. Al rival le afectaba más.

¿Qué tacos son mejores para jugar en un campo helado?


Recuerdo cuando jugaba en el Burgos que si te tocaba en la banda helada en el primer tiempo jugabas con tacos de goma y, en el segundo, te tocaba la otra banda y te cambiabas las botas para jugar con tacos de aluminio.

¿Cómo se preparaba para jugar cuando hacía un frío extremo?

Cada uno tiene sus manías. Lo único que yo hacía era abrigarme las manos. No llevaba leotardos, ni gorros, ni bragas al cuello. Y casi ninguno de mis compañeros. Pero las manos sí, siempre con guantes. Si no sentías que se te caían los dedos. Si te daban un balonazo veías las estrellas. Eso sí, con frío no paras. Sacas un córner y estás saltando para entrar en calor. No te puedes relajar. Ni un segundo.

¿Debería suspenderse un partido por frío?


Yo, si hace muchísimo frío, lo haría, pero más que por el futbolista por el público. Hay muchos campos que no están aclimatados para el frío extremo y suspenderlo sería tener una deferencia con el espectador que está en la grada. Pero al futbolista no le pasa nada. Yo he jugado partidos con nieve y es muchísimo peor para un jugador el aire que el frío.

¿Recuerda alguna anécdota de sus años de jugador relacionada con el frío?

Sí, claro. A veces, para calentarnos las botas y los dedos de los pies quemábamos en el suelo del vestuario algodón impregnado en alcohol y pasábamos las botas por encima. Lo solíamos hacer al descanso. Otras veces, de dabas masajes. Yo recuerdo darme con una pomada que se llama Radio Salil. Es para los golpes y quemaba. Te daba muchísimo calor. Antes de los partidos te la dabas bien por las piernas, pero después tenías que lavarte las manos a conciencia...

¿Cuál es la temperatura más baja a la que usted ha jugado?

Sería a menos cinco grados, en Los Pajaritos. Pero la sensación térmica que tenía era que hacía mucho más frío, como diez grados bajo cero. Al correr, si hacía aire, con frío, se te cortaba la respiración.


FUENTE: AS.COM